sábado, 28 de febrero de 2009

El macrotopónimo Europa y los Picos de Europa

Todos los estudiosos de la toponimia que han tocado el tema del origen del topónimo Picos de Europa (Cordillera Cantábrica), coinciden en que es un nombre relativamente reciente: parece que se documenta por primera vez en un texto del humanista italiano del s. XVI Lucio Marineo Sículo ("rupes Europae"), y según el Padre Carvallo (1613) el orónimo vendría motivado por el macrotopónimo Europa, ya que los navegantes que se acercaban al continente europeo desde América avistarían en primer lugar como referencia los picos más elevados de esta cordillera.

Un resumen del estado de la cuestión está disponible en la entrada Los Picos d'Europa, de la web Toponimia Asturiana.

La primera mención, sin embargo, no es la de Marineo Sículo, sino como mínimo la que figura en la Crónica de 1344, de autor anónimo, cuando describe la batalla entre moros y cristianos dirigidos por Pelayo. Esta fecha, en una época en que todavía no se había "descubierto" el continente americano, no invalida la hipótesis del nombre impuesto por navegantes, pero la restringe a periplos procedentes del atlántico europeo, o tal vez, como muy lejos, de los caladeros de Terranova:

"Los moros que de ally pudieron fuyr & escapar qujsieron se alçar al monte de vseña & venjeron otros xpistianos que dexara el Rey en la Cueua contra ellos & mataron dellos muchos & los que ende pudieron escapar A europa que es enla Ribera del Rio deua & acogieron se ala sierra
& subieron ençima del monte & el monte cayo conellos ayuso en baxo del Rio & murieron alli todos enel agua" (Fuente: CORDE).

viernes, 27 de febrero de 2009

O Romaño

O Romaño y A Ponte Romaño son dos lugares de Santiago de Compostela inmediatos al río Sarela. Aunque a primera vista parece un topónimo motivado por la existencia en el pasado de un camino y un puente de factura romana, si así fuese no debería presentar esa nasal palatal, pues el étimo latino romanu habría proporcionado resultados como Romao o Román, sin palatalización.

Partimos entonces de una base *Romanio, que justifica la nasal palatal, y de la contigüidad al río Sarela, para proponer que el topónimo en realidad es de origen hidronímico, y que se debe a la fusión de la frase "riuu Umanio".

La base hidronímica *UM-, prerromana y paleoeuropea, está presente por toda la zona del Atlántico: río Ume en Suecia, Urumea (Navarra-País Vasco, antepuesto un primer elemento euskera ur, "agua"), Jungumia o Hungumia (Asturias, compuesto con un primer elemento Jung- o Hung-, procedente de la forma apocopada de fonte, fon, con aspiración de f- inicial y pronunciación velar de la nasal final), Umia (Galicia), Omaña (León).

La base, con distintos sufijos, se atestigua desde muy pronto en la epigrafía peninsular y en textos medievales todavía conserva valor de nombre común con el significado "río":

-Salvs Vmeritana, inscripción del s. I sobre una pátera encontrada en Otañes (Cantabria). Se trata de una dedicatoria a la ninfa de una fuente de aguas curativas.
-"de uado de Medalos per arrogium [...] deinde in omano qui discurret de Uerduzedo, et ubi ipse omano in alio omano intrat" (Celanova, año 952).

El sufijo que nos interesa es el que provocaría la palatalización de la nasal, y se documenta en resultados como el actual Omaña: Omania / Umania en el s. IX.

Así, es verosímil que el antiguo nombre del Sarela haya sido simplemente Umanio, "río", forma que habría quedado fosilizada en el actual compuesto O Romaño, topónimo tautológico o redundante en el que se antepone la forma ro- < riuu, como en otros casos (Romelle < Riomelli, 1093).

miércoles, 18 de febrero de 2009

Oscos

Basándose en la mención de 972 como "territorio Oscos" García Arias se manifiesta partidario de la idea de Dámaso Alonso que atribuye el topónimo a un supuesto término prerromano *ozka, "paso entre peñas". Para estos autores la mención de 1155 como "Lauiaro, in terram quas uocitant Auscos" sería entonces una latinización erudita, no etimológica.

Pero un rastreo de formas arcaicas nos lleva a encontrar en 916 "Ibias ambas, Ausegos" y en 955 "Ibias ambas, Ausecos" en el testamento del rey Ordoño y en la confirmación del mismo por Ordoño III. Lo que parece apuntar a un grupo etimológico au que integra la raíz hidronímica aus-, "drenar", a la cual se le ha adjuntado el sufijo átono -eco / -ego.

Áus(e)cos > Oscos.

La raíz hidronímica aus- la recoge Villar (1) con cierta incidencia en Italia y Europa Occidental: Ausoba (río de Irlanda), Auser (río de Etruria), Ausa (río en Aquileia), "fluvio Ausonae" (año 631, Limousin), Ausava (el Oos, entre Trier y Colonia), Ausava (Oose, afluente del Kyll, al noroeste de Prüm). A lo cual cabría añadir el etnónimo aquitano Ausci, que tal vez presente síncopa de la vocal postónica desde una forma originaria *Áusici.

(1) Indoeuropeos y no indoeuropeos en la Hispania Prerromana, Universidad de Salamanca, 2000, pg 331.